Alimentos que nutren emociones - HATAKAMA

La comida no solo satisface unas necesidades fisiológicas; cubre también nuestras necesidades afectivas. Nos “sentamos a la mesa” con amigos y familiares, y la comida sirve de conexión.Comer bien también es saltarse la dieta. No te sientas culpable si te saltas las normas de la dieta saludable en alguna ocasión. La comida debe ser celebrada y disfrutada y, si es una situación esporádica, no supondrá ningún problema para un organismo equilibrado gracias a una dieta sana en el día a día.

La comida no solo satisface unas necesidades fisiológicas; cubre también nuestras necesidades afectivas. Nos “sentamos a la mesa” con amigos y familiares, y la comida sirve de conexión.

Un claro ejemplo es la necesidad de beber leche.

La necesidad de beber leche incluye una necesidad psicológica: la leche es el primer alimento que ingerimos cuando nacemos y además lo hacemos en brazos de nuestra mamá o nuestro papá o la persona que nos cuida. Y así un alimento queda asociado a la sensación de calor, protección, cariño, cuidado amoroso. La leche materna no es sólo lo que tu mamá o tu papá o la persona que te cuidaba te dio de comer, el alimento en sí, sino también cómo se lo dio. De ese modo, la comida se relaciona también con sensaciones placenteras o displacenteras.

Llegados a este punto, quizás te parezca interesante seguir leyendo pero tienes por delante una montaña de ropa por planchar o una comida que preparar o tu perro te está mirando con ojos suplicantes… ¡No hay problema! Puedes escuchar el audio de este post mientras haces tus tareas 😉 Pincha aquí!

Aprovecha y sal a dar un paseo con tu mejor amigo mientras escuchas el audio de este post!

Alimentos que nutren emociones

Tu cuerpo es un gran contenedor de funciones vitales, pensamientos y emociones. La alimentación sirve para nutrir todo ello, incluidas esas partes más sutiles que no se ven pero se viven intensamente que son tus emociones. La Nutrición Integrativa tiene en cuenta todos estos factores y cuida de ellos a través de la alimentación.

Te doy algunos ejemplos:

  • Muchas personas notan que cuando comen chocolate se encuentran mejor y esto es debido a que comer chocolate eleva la concentración cerebral de endorfinas, las sustancias químicas responsables de la sensación de felicidad. (También el deporte, por cierto, por estimulación de la secreción de endorfinas propias).
  • Comer plátanos eleva la serotonina, un neurotransmisor que incrementa la capacidad de tomar decisiones.
  • Las almendras aumentan la concentración de ácido gamma-amino-butírico y así ayudan a reducir la ansiedad (igual que la respiración profunda y la meditación).
  • Los alimentos de alto índice glucémico nos hacen ir por la vida como en una montaña rusa emocional: en un momento dado estamos pletóricos de energía y entusiasmados, al siguiente nos fallan las fuerzas, no podemos concentrarnos y saltamos a la mínima, estamos susceptibles y de mal humor, y luego volvemos a subir, y a bajar…
  • Las verduras de raíz, como la zanahoria, nos ayudan a ser más valientes, tener más seguridad y más confianza en nosotros mismos.
  • El café y el té facilitan la comunicación verbal, así que son ideales para una charla, una entrevista o una mesa redonda (a menos que tengamos un interlocutor demasiado parlanchín).
  • Fumar, las prisas, los enfados, las comidas desequilibradas o los viajes en avión provocan una acidificación del medio interno que se traduce en apatía, cansancio y facilidad para enfermar. Para estos casos las verduras y los frutos pasos como los orejones, dátiles, uvas pasas, ciruelas pasas, etc. son perfectos porque ayudan a alcalinizar el medio interno.
  • Los alimentos ricos en ácidos grasos esenciales, como las nueces, el aguacate y el pescado azul, te ayudan a pensar mejor y ser más creativo.

¿Y qué hay de los “alimentos emocionales”? ¿Qué nos decimos? ¿Qué te dices a ti mismo? ¿Cómo te tratas?

Porque “si observas tu cuerpo verás que hay billones de seres vivos que dependen de ti, y tú eres responsable de ellos porque para ellos, tus células, tú eres dios. Puedes amarlos o ser mezquinos con ellos. Tus células te son totalmente leales y trabajan para mantener tu armonía” (pueblo Tolteca, México).