Las lesiones, las enfermedades, los accidentes, son mensajes del cuerpo para avisarnos de algo que no anda bien. Saber escuchar al cuerpo es un aprendizaje muy valioso para mejorar nuestra vida.