Un buen médico es un buen técnico pero un médico excelente va mucho más allá… Es capaz de comprender al paciente y darle lo que éste necesita, no sólo lo que ha aprendido en la facultad.