Sustitutos del azúcar saludables - IB

El ser humano ha sentido siempre una apetencia natural por lo dulce. Y siempre, hasta hace apenas 200 años y el invento del azúcar, ha satisfecho esa necesidad de dulce recurriendo a dos posibilidades: la miel o las frutas. Por eso, la satisfacción por lo dulce constituía un acto saludable, porque además del sabor dulce aportaba nutrientes beneficiosos para la salud.

Sin embargo, hoy en día, aunque sigue siendo posible satisfacer la necesidad de dulce con miel o fruta, la mayoría de las personas optan por azúcares refinados, edulcorantes químicos o alimentos edulcorados, como refrescos, pasteles o chocolates. Todos ellos con un alto potencial edulcorante… Que pueden convertirse en algo muy amargo, cuando en su consumo pones en juego la salud.

Sustitutos del azúcar saludables

¿Qué alternativas al azúcar existen? Vamos a ver sustitutos del azúcar saludables para nosotros.

Recuerda lo que hemos hecho siempre: recurrir a los productos de la naturaleza, como miel, melaza y frutos (frescos o deshidratados): todos ellos aportarán azúcar pero también sustancias beneficiosas para nuestra salud.

Miel

La miel es el edulcorante más antiguo que se conoce (las primeras muestras de la recolección de la miel se remontan a hace casi 10.000 años). La elaboran las abejas de forma natural a partir del néctar de las flores. Químicamente es una mezcla de glucosa, fructosa y sacarosa, más una serie de componentes activos que le otorgan propiedades curativas: minerales (hierro, fósforo, magnesio, calcio, potasio, cinc, cobre y manganeso), vitaminas (C y todas las del grupo B excepto la B12), ácido fórmico, ácido acético, ácido succínico, enzimas, inhibinas con propiedades bactericidas… y así hasta 70 sustancias medicinales.

Existen diferentes tipos de miel, según las flores a partir de las cuales ha sido elaborada. Miel de azahar, de brezo, de romero, de tomillo, de espliego, de pino, de eucalipto, de castaño, de encina. Cada una con un sabor y una propiedad curativa característicos.

En general, la miel está indicada en casos de astenia, debilidad, delgadez, nerviosismo, insomnio, estreñimiento, diarrea (por su acción antibacteriana, la miel es muy útil en caso de gastroenteritis y colitis infecciosa) y afecciones respiratorias (posee acción expectorante y antitusígena). Aplicada directamente sobre la piel, ayuda en la cicatrización de heridas y quemaduras.

Como ves, sería justificado decir que la miel es un súper-alimento. ¡Que no falte en tu dieta!

Melaza

También se conoce como “miel de caña”.

La melaza es el jarabe viscoso que se obtiene durante el procesado de la caña de azúcar o la remolacha azucarera en la elaboración del azúcar. Por eso, se consideraba un subproducto alimentario secundario de escaso valor.

Hoy se reconocen las propiedades nutritivas y terapéuticas de la melaza. Es una excelente fuente de vitamina B6, calcio, magnesio, hierro y potasio, esencial en casos de anemia, osteoporosis y alteraciones de la piel, las uñas y el cabello.

Frutas

Tomar fruta es la forma más saludable de ingerir azúcar pues, además de azúcar, las frutas contienen:

  • Vitaminas y minerales que facilitan la metabolización del azúcar y su transformación en energía.
  • Fibra, que enlentece la rápida absorción de azúcar y ayuda a reducir la carga glucémica (ya estamos otra vez con el famoso índice glucémico…). Por eso, consumir la fruta entera segrega menos insulina que cuando se toma en forma de zumo, por ejemplo; y esto se traduce en un mejor control del peso, mejor estado general, reducción de las enfermedades inflamatorias, etc.

Los frutos desecados o frutos pasos son una excelente fuente de fibra, minerales y vitaminas. Al ser frutas que han sido desecadas y han perdido gran parte del agua, sus nutrientes están muy concentrados. Son un recurso ideal para endulzar tus platos: añade frutos pasos rotos en pequeños trozos y verás cuánto dulzor aportan a postres, cereales de desayuno y bizcochos caseros.

Estevia

Otro producto endulzante natural es la estevia, que se emplea por su poder edulcorante y sus propiedades medicinales. Y es esta plantita que te presento aquí:

Stevia - IB

La llaman “la planta dulce” por el sabor dulce de sus hojas.

Se ha ganado un lugar en el punto de mira de muchas investigaciones porque, consumida en fresco o en infusión, ayuda a regular el nivel de azúcar en sangre en personas diabéticas. Además, la estevia reduce la ansiedad por la comida, ayuda a eliminar grasa en personas con obesidad, es antioxidante y diurética y tiene propiedades anti-bacterianas y anti-fúngicas.

Como ves, existen muchos sustitutos del azúcar saludables. ¡Ánimo! Atrévete a tirar el azúcar y los edulcorantes artificiales y… ¡a cambiar el armario de los dulces! 😉