Cómo la dieta me cambió

Somos lo que comemos. Aunque sea una frase muy gastada hoy en día, es totalmente cierta. Lo sé… por experiencia, tanto la de mis pacientes como la mía propia. Te voy a contar cómo la dieta me cambió la vida. You are what you eat. You may feel tired of listening to it but it is true. Thanks to my own experience I know it is the real truth. I would like to tell you how diet changed my life. 

Hace años modifiqué mi forma de comer.

Acababa de terminar mi especialidad de Anatomía Patológica en el hospital, una etapa muy estresante, y me sentía tremendamente cansada. Sabía que la alimentación sería fundamental en mi recuperación, así que consulté con un colega experto en Nutrición. No imaginaba aún lo importante que iba a ser.

Entre otras cosas:

Gané energía y desaparecieron las crisis de hipoglucemia. Mi vida cambió radicalmente porque esa ganancia de energía estable me permitió practicar deporte con regularidad (¡ahora hago natación sincronizada!).

– Uno de los cambios más notables fue la normalización de mi intestino: desde la infancia había sufrido dolores abdominales a diario y un vientre que se hinchaba con el paso de las horas hasta parecer un balón de playa. Todo eso se acabó y ¡hasta se me afinó la cintura!

– Desaparecieron mis problemas cutáneos y empecé a poder tomar el sol sin temor a llenarme de granitos.

– Me hice más fuerte, menos llorona y más valiente. (Los alimentos pueden llegar a desequilibrarnos mucho y llenarnos de miedos y dudas…).

Como ves, la alimentación es mucho más que una herramienta para perder peso. Una dieta adecuada a lo que somos y a cómo estamos nos ayuda a sacar lo mejor de nosotros mismos.

Several years ago I changed my diet.

After a hard working period of time at a hospital Pathology department, I felt really exhausted. As I knew nutrition could be a useful way to recover my health, I asked a colleague for nutritional advices. I did not even imagine how important diet was going to be.

Among other benefits, diet helped me to:

Regulate my energy reserves. Hypoglycemic events disappeared. This improvement changed my life because I became able to practice sports regularly (I am a master synchronised swimmer nowadays!).

My intestines were healed. I used to suffer from belly ache and inflammation. It was so frequent that I thought it was a normal thing… With the new diet my belly disappeared and did not hurt anymore.

My skin problems diminished and now I can sunbathed and not be afraid of an eczema.

– I became a less weepy and more strong and brave woman. (Foods can regulate or deregulate us in very different ways…).

As you can see, diet is much more than a tool to lose weight. A suitable diet can help us to get the best out of ourselves. Do you want to try?