Hidratación en el deporte

El movimiento muscular genera calor y el mecanismo por el cual nuestro cuerpo se libera de él es el sudor, una mezcla de agua y sales minerales. Para un deportista es imprescindible reponer estas pérdidas de agua y sales. Muscular movement generates heat. Sweating is the way our body gets rid of this temperature excess and this mechanism involves the loss of water and salts. Recovering this losses is essential for an athlete. 

Es imprescindible reponer estas pérdidas de agua y sales minerales pues la deshidratación durante el entrenamiento puede provocar problemas graves: calambres musculares, visión borrosa, aumentar el riesgo de hipoglucemia (la famosa “pájara” de los ciclistas) y reducir de manera notable la capacidad física y el rendimiento deportivo.

Así que la respuesta es SÍ, debemos beber durante el entrenamiento. Debemos beber lo necesario para reponer el líquido perdido. Así de simple…

Es muy importante beber antes de sentir la necesidad, pues en el momento en que aparece la sed ya estamos deshidratados. Es muy frecuente que mientras entrenamos se nos olvide que tenemos que hidratarnos, así que lo más práctico es ir dando sorbitos de agua o bebida isotónica (ya hablaremos de esto) durante la sesión de entrenamiento: un traguito cada 10 ó 15 minutos.

Si ya lo haces, ¡enhorabuena! Si no lo haces todavía, prueba y verás cómo mejora tu entrenamiento.

Recovering this losses of water and salts is essential for an athlete because dehydration during workout is an important cause of several problems: cramps, blurry vision, hypoglycaemia, and low sports efficiency.

So, the answer is YES, you should rehydrate during your workout. It is simple!

The heart of the matter is to anticipate: if you are thirsty during a sports practice it means you are already dehydrated. The easiest way for preventing dehydration is having a swig of water or a sports drink (we will talk about it) every ten minutes. 

Try and notice a better practice!